miércoles, 05 de noviembre de 2008
Publicado por Desconocido @ 13:10
Comentarios (0)  | Enviar

El Departamento vasco de Vivienda, a través del programa de vivienda vacía Bizigune, pondrá en el mercado de alquiler pisos de nueva construcción que no se venden, por los que pagará un máximo de 450 euros de renta mensual al constructor, que deberá arrendarlos durante cinco años, con la posibilidad de recibir por adelantado el importe total de las mensualidades, que no superará los 27.000 euros.

El consejero de Vivienda y Asuntos Sociales, Javier Madrazo, compareció hoy en rueda de prensa para explicar esta nueva iniciativa de su Departamento con la que pretende incrementar la oferta de vivienda protegida, particularmente la de alquiler, así como hacer frente a la "crisis" del sector inmobiliario.

Madrazo enmarcó esta "nueva modalidad" del programa Bizigune, que para el próximo ejercicio año cuenta con un presupuesto de 20 millones de euros, dentro del plan de choque puesto en marcha en favor del alquiler protegido, más en concreto en el área de movilización de vivienda vacía.

El titular de Vivienda indicó que la propuesta puesta en marcha implica la modificación del decreto 316/2002 que regula el programa Bizigune, que entrará en vigor a principios de 2009.

Tras destacar que a través del programa Bizigune en los últimos cinco años se han captado más de 4.000 viviendas vacías para su puesta en alquiler, Madrazo recordó que, en su versión original, Bizigune es un programa orientado a propietarios particulares de viviendas vacías, al menos nueve meses desocupadas, por las que reciben una renta máxima de 750 euros (560 euros de media mensual), mientras que el inquilino paga un alquiler que no supera el 30 por ciento de sus ingresos (280 euros de media al mes).

Asimismo, explicó que la diferencia entre lo que paga el inquilino y recibe el propietario la aporta el Gobierno vasco, "para viabilizar el programa y darle ese carácter social que tiene".

Madrazo destacó el nivel de satisfacción "tanto de propietarios como de inquilinos" en relación al programa Bizigune ya que, según indicó, el 80 por ciento de los propietarios han decidido renovar el contrato una vez vencido el que firmaron hace cinco años, lo que facilita la continuidad de los inquilinos en las mismas viviendas.

NUEVA CONSTRUCCIÓN

Con la nueva modalidad de Bizigune presentada hoy, el programa admitirá la posibilidad de captar viviendas vacías nuevas de empresas constructoras o promotoras que las tengan en stock. En este caso concreto, no será exigible el requisito de que la vivienda haya permanecido un tiempo determinado vacía.

Madrazo señaló que la constructora o promotora tendrá garantizado el cobro de un máximo de 450 euros de renta mensual, así como la posibilidad de capitalizar el cobro de las rentas de los cinco años de contrato, es decir, agrupar por adelantado todo el cobro de los alquileres de los cinco años de renta. Asimismo, los inquilinos en esta nueva modalidad del programa Bizigune seguirán pagando también una renta que no supere el 30 por ciento de sus ingresos.

El consejero precisó que la capitalización del cobro de los cinco años de renta "supone un alivio de la precaria situación de muchas empresas, al mitigar el coste financiero del inmovilizado y al favorecer la financiación pública anticipada de un inmovilizado al que no se le da una salida hoy en el mercado libre de venta". De esta forma, insistió, "se aporta liquidez a un sector que en estos momentos tiene dificultades para acceder al crédito".

Respecto a la diferencia del alquiler máximo a pagar dependiendo si el propietario de la vivienda en un particular o un constructora, Madrazo argumentó que el particular "ofrece una vivienda vacía, mientras que una empresa nos puede ofrecer todo un bloque, con lo cual el esfuerzo por nuestra parte es mayor y, además, le damos la posibilitar de capitalizar la renta de los cinco años".

Madrazo destacó que Bizigune ha invertido desde el año 2003 un total de 58 millones de euros, "que han permitido movilizar para el alquiler social más de 4.000 viviendas y esperamos llegar a las 5.000 en 2009". Asimismo, añadió que gracias a la construcción de vivienda protegida nueva para el alquiler, más la movilizada por Bizigune, se ha pasado de las 740 viviendas en renta en 2002 a los más de 15.000 pisos en alquiler que hay actualmente en Euskadi y la previsión, según dijo, es llegar a las 19.000 a finales de 2009.

MEDIDAS DE ZAPATERO

Por otro lado, se refirió a las medidas adoptadas por el Gobierno de Rodríguez Zapatero en relación a la crisis del sector inmobiliario y criticó el "carácter inflacionista" de los cheques regalo o con la renta básica de emancipación". "Como el propietario sabe que el inquilino cuenta con un dinero extra de la subvención pública, en esta caso de 210 euros, lo que hace es incorporarlo al precio del alquiler a pagar, con lo que se incrementa el precio de los alquileres libres", advirtió.

También rechazó la política del Gobierno central en esta materia "por su carácter especulativo, como sucede en la propuesta hecha a promotores y constructores de calificar viviendas libres como tasadas para, al cabo de unos pocos años, poder descalificarlas y volver a convertirlas en libres y venderlas como tales".
Comentarios