lunes, 18 de febrero de 2008
Publicado por Desconocido @ 10:30
Comentarios (0)  | Enviar

EUROPA PRESS   

 

EB-Berdeak afirmó hoy que, tras las elecciones generales, "se pueden y deben abrir marcos de colaboración y entendimiento" entre los gobiernos central y vasco que posteriormente sean "respaldados" por instituciones y ciudadanía, porque "dar voz a la sociedad es un reto pendiente". Asimismo, advirtió que se equivoca la izquierda abertzale si cree que la violencia "ayudará a ganar cuotas de autogobierno" y el PSOE si piensa que sin "diálogo sin exclusiones" es posible la normalización.

La formación dirigida por Javier Madrazo celebró hoy un acto político en el Palacio Euskalduna de Bilbao en el que presentó sus candidaturas a los próximos comicios y el decálogo electoral que recoge "un contrato" que suscribe con los ciudadanos que decidan apoyarla.

La apuesta de Ezker Batua se produce, según explicó, "en un contexto político y social marcado por la confrontación y el enfrentamiento, en el que la violencia de ETA y el proceso de ilegalización y encarcelaciones, promovido por PSOE, centran la actualidad". En este marco, EB reivindica "un espacio de respeto a los derechos humanos y un compromiso sincero con el diálogo democrático para buscar una solución estable y definitiva al conflicto vasco".

EB advirtió a Batasuna, a EHAK y a ANV que "la izquierda no se puede callar ante la violencia, la amenaza y la extorsión contra quienes piensan diferente". También se dirigió al PSOE para insistir en que "la izquierda no se puede callar, y aún menos liderar, la ilegalización de proyectos políticos y la encarcelación de quienes los defienden".

Del mismo modo, apuntó que la izquierda "no puede ser cómplice de la derecha en políticas reaccionarias y restrictivas de derechos y libertades fundamentales".

"Se equivocan Batasuna, EHAK y ANV si creen que la violencia nos ayudará a ganar mayores cuotas de autogobierno, y se equivoca igualmente el PSOE si cree, en algún momento, que sin un diálogo político, sin exclusiones, se podrá consolidar la normalización política en Euskadi", insistió.

En este contexto, se mostró convencida de que, tanto en la izquierda abertzale como en las filas socialistas, "hay personas cansadas de la espiral violencia - ilegalización - encarcelaciones, el círculo acción-reacción", pero lamentó que sus máximos dirigentes "no están a la altura" de su base social.

Por ello, reclamó a las formaciones abertzales que rechacen la violencia y apuesten por vías exclusivamente políticas y democráticas" y al PSOE que "no haga más seguidismo del PP y promueva cauces de diálogo en lugar de ilegalizaciones y encarcelaciones que en nada contribuyen ni a la paz y a la normalización".

A su entender, tras las elecciones del próximo 9 de marzo, "se pueden y se deben abrir marcos de colaboración y entendimiento" entre los ejecutivos vasco y central, que "tendrán que ser respaldados después por las instituciones democráticas y por la propia ciudadanía vasca a través de una consulta popular".

En esta línea, advirtió de que "dar la voz a la sociedad en el camino hacia la paz y la normalización es un reto pendiente de la democracia española y, sin duda alguna, está en el origen de fracasos como el de Argel, el de Lizarra o el de Loyola, que se han llevado a cabo desde la exclusión de formaciones políticas y agentes sociales, y sin escuchar nunca la voz de la ciudadanía, que es en definitiva la principal interesada en alcanzar la paz y la normalización".

Según añadió, los ciudadanos vascos saben que "sólo cuando llegue ese día se podrá hablar por fin de nuestras necesidades y demandas". De este modo, apuntó que "la violencia y los procesos de ilegalización y encarcelaciones son una cortina de humo que impide el debate legítimo y democrático sobre los derechos sociales y de ciudadanía".

REFERENDUM

La formación que dirige Javier Madrazo expuso el decálogo que ha elaborado para las próximas elecciones, en el que defiende la convocatoria de un referéndum para optar entre monarquía y república. "No nos callamos ni ante la violencia, ni ante la ilegalización de ideas, ni ante las injusticias, ni ante la monarquía", señaló.

Asimismo, el decálogo apuesta por el modelo federal que "garantiza el reconocimiento del derecho a decidir y su ejercicio democrático mediante consulta popular", y representa "la plurinacionalidad, el compromiso con el autogobierno y el cumplimiento íntegro del Estatuto de Gernika".

En materia de paz y normalización, defiende los derechos humanos, las vías políticas y democráticas, el respeto a "todas las ideas" y el diálogo entre sensibilidades e ideologías distintas. "Decimos no a la violencia y sí a una política penitenciaria justa y a la convivencia plural".

Asimismo, el decálogo advierte de que "sin independencia e imparcialidad" no puede haber justicia. A su entender, Euskadi debe estar representada en el Consejo General del Poder Judicial y en el Tribunal Constitucional. Además, muestra su compromiso para trabajar "por la desaparición de la Audiencia Nacional y la erradicación de la tortura".

EB aboga por impulsar una Ley de Participación Ciudadana que "dé voz" a los ciudadanos y pretende fomentar medidas dirigidas a propiciar la emancipación de los jóvenes mediante el acceso a una vivienda "digna" y a un empleo "estable y con derechos". Reivindica en esta materia la jornada de 35 horas, un salario mínimo de 1.100 euros y medidas preventivas frente a la deslocalización industrial.

La formación de izquierdas insiste en que "ha llegado el momento de la igualdad real" entre hombres y mujeres en el mundo laboral y señala que la lucha contra la violencia de género exige "más voluntad pública" y mayor dotación presupuestaria.

El decálogo presentado apuesta por la defensa del derecho de la ciudadanía, censurando que "hoy el PSOE, con la Ley de Extranjería, y el PP, con el contrato de integración y el visado por puntos, crean una categoría de personas sin papeles y sin derechos sólo por ser inmigrantes".

También se recogen medidas en materia de desarrollo sostenible y defiende, en este sentido, el cierre de la central de Garoña, la aprobación de una Ley de Energías Renovables y la reducción de CO2.

Finalmente, reivindica que la información y la tecnología son "una herramienta de progreso, libertad y solidaridad", por lo que promoverá el acceso universal y gratuito a Internet y a todos los fondos culturales propiedad de las administraciones públicas.


Comentarios