lunes, 04 de febrero de 2008
Publicado por Desconocido @ 9:52
Comentarios (0)  | Enviar
El consejero vasco de Vivienda y Asuntos Sociales, Javier Madrazo, destacó hoy los avances conseguidos en los últimos años en la defensa de los derechos de los gays, lesbianas y transexuales, pero advirtió de la necesidad de combatir "la incomprensión y marginación" que aún padecen estos colectivos, especialmente en ámbitos como el de la adolescencia, el trabajo o en los entornos rurales.
Madrazo participó junto al Defensor del Pueblo vasco (Ararteko), Iñigo Lamarca, en un homenaje a las personas represaliadas y perseguidas durante el franquismo por su orientación o identidad sexual. El acto tuvo lugar en la cárcel de Nanclares de la Oca (Alava), en la que varios gays, lesbianas y transexuales fueron encarceladas durante la década de 1940.
El consejero recordó que el periodo de la dictadura fue especialmente "difícil" para este colectivo, que fue "víctima de un régimen autoritario y militar" que condenó a estas personas por el sólo hecho de su "orientación sexual". "No cometieron delito alguno, pero el odio y la arbitrariedad marcaron sus vidas", denunció.
Según explicó, la Ley de vagos y maleantes y la Ley de peligrosidad que se aplicaba a este colectivo era una muestra de "el abuso de poder, intolerancia y fanatismo" del régimen dictatorial. A pesar de "las vejaciones y torturas" que debieron padecer, destacó que "la dictadura no logró doblegar su dignidad".
Tras destacar los avances conseguidos en los últimos años y la contribución de las asociaciones dedicadas a la atención y a la defensa de los derechos de estas personas, reconoció la necesidad de seguir avanzando en esta dirección.
"INCOMPRENSION"
Madrazo subrayó la importancia de combatir la "incomprensión y marginación" que aún padecen estos colectivos, especialmente en ámbitos como el de la adolescencia, el trabajo o en los entornos rurales.
Además del Ararteko, en el acto estuvieron presentes el representante en Toulouse del colectivo Los olvidados de la memoria, Hervé Irigoyen, y el periodista y autor de 'El látigo y la pluma', Fernando Olmeda (página personal de Fernando Olmeda).
Comentarios