martes, 20 de noviembre de 2007
Publicado por Desconocido @ 12:53
Comentarios (0)  | Enviar
Imagen
Cada fin de semana aumentan de manera espectacular los casos de malos tratos, pero el último ha batido todos los récords en Vizcaya. Sólo entre el pasado sábado y el domingo, Ertzaintza y Policía Municipal de Bilbao han detenido a doce presuntos maltratadores en el territorio después de que éstos golpearan a sus parejas o ex parejas, según los datos facilitados por el Departamento de Interior y fuentes municipales. «El cóctel de celos y alcohol resulta explosivo los fines de semana», apuntó un policía especializado en investigación de delitos contra las personas. Gran parte de los episodios han tenido como protagonistas a inmigrantes, muchos de ellos sudamericanos. Las agresiones se registraron en la capital vizcaína (8), Basauri, Santurtzi, Sopelana y Galdakao.

Una mujer boliviana -A.S.D., de 26 años- representa el mejor ejemplo de la desesperación ante la violencia machista. La inmigrante reaccionó con la misma agresividad de la que era víctima y apuñaló en un brazo a su compañero sentimental -M.A.S., de 31 años y la misma nacionalidad- después de que éste la «insultara y golpeara en la cara», según la declaración de la víctima ante la guardia urbana. Ocurrió a las siete de la mañana del sábado en un inmueble de la calle San Francisco de Bilbao.

Los agentes de la patrulla que acudieron al incidente tuvieron que practicar un torniquete al hombre con la cinta plástica que se utiliza para acordonar, para evitar que se desangrara. Presentaba un profundo corte en el antebrazo. Fue trasladado al hospital de Basurto, donde se mantuvo unas horas en Observación y después fue dado de alta. La mujer también tenía el pómulo derecho enrojecido e inflamado de un puñetazo y le dolía la cabeza, además de sufrir un corte en un dedo. Al ser arrestada por la Policía Municipal, entregó el cuchillo de cocina con hoja de sierra con el que, según dijo, se defendió.

Doce horas más tarde, una mujer de 48 años se presentó «nerviosa y llorando» en la comisaría de Otxarkoaga. Según explicó a los policías, tan sólo llevaba ocho meses de relación con su pareja y ya la había agredido tres veces, aunque hasta ahora no le había denunciado. El hombre -MA.P.L., de 42 años, que quedó detenido- entró detrás y también se quejó de que ella le había mordido en una mano.

Hubo también agresiones en la Avenida de las Universidades y la calle Luzarra, en el barrio de Deusto, y en la Avenida Ramón y Cajal, donde una unidad policial encontró a una mujer de 41 años «acurrucada, sollozando y diciendo: ¿Basta ya!», mientras un hombre gritaba a su lado, según la nota policial del Ayuntamiento bilbaíno. Al parecer, el individuo la había tirado al suelo de una bofetada. H.Q.G., de 31 años, fue arrestado por un delito de violencia de género.

Cada día, diez mujeres denuncian agresiones sexistas en los juzgados vascos. Sólo en Vizcaya, se tramitaron 2.826 procedimientos penales de violencia de género en 2006, un 13% más que el año anterior. Ya en 2005, la Fiscalía había detectado un «desorbitado» incremento del 20% de los actos de violencia sobre el cónyuge, lo que indica un fenómeno en aumento en los últimos años. «Habrá más fines de semana como estos», augura un policía.

«La sociedad responde»

A juicio de la presidenta de la asociación de ayuda a mujeres maltratadas Clara Campoamor, Blanca Estrella, el auge de los casos de malos tratos «responde quizás a que las mujeres saben que hay una Ley integral que las protege y esto las anima a denunciar». Pero, sobre todo, el incremento de denuncias se debe «a la concienciación de la sociedad, que responde contra la violencia y se corresponsabiliza».

La semana pasada, un ciudadano anónimo salió en defensa de una joven a la que su ex pareja estaba apuñalando en plena calle en el barrio de San Ignacio. «La gente, los vecinos ven y oyen lo que pasa, llaman a la Policía y la obligan a intervenir. Ellas saben que tienen derechos y se acercan a las comisarías y los juzgados a denunciar». Para Blanca Estrella, «el problema no es la inmigración; es una comunidad amplia y es lógico que haya casos, pero los inmigrantes maltratan tanto como los 'españolitos' que maltratan».

«Las adolescentes de 17 años que denuncian los primeros malos tratos de sus novios, arropadas por la cuadrilla, y las divorciadas engordan, en el sentido positivo, las listas, ya que ellas también están incluidas en la Ley Integral», dice la presidenta de Clara Campoamor, que define violencia de género como «agresión de hombre hacia mujer con la que tenga o haya tenido vínculo de afectividad, aún sin convivencia».
Comentarios