martes, 20 de noviembre de 2007
Publicado por Desconocido @ 12:49
Comentarios (0)  | Enviar
El Sr. Rajoy ha vuelto a lanzar una de sus ideas favoritas cuando se acercan las elecciones: va a bajar los impuestos todo lo que pueda, según el, la más importante reforma fiscal de toda la democracia.
La traducción que yo hago es evidente: el Sr. Rajoy propone a los españoles dejar la sanidad, educación, vivienda, pensiones, servicios sociales, etc públicos tiritando.
Si se bajan los impuestos se recauda menos (y vamos a no prestar atención a las tonterias ideologizadas y engañabobos tipo curva de Laffer), si se ingresa menos se gasta menos y cuando se gasta menos el PP lo tiene claro: hay que dejar los servicios públicos en los hueso.
Todo esto ya lo vivieron en EEUU y en el Reino Unido con Reagan y Thatcher y acabaron con unos déficits fiscales del carajo (el estado en quiebra), unos servicios públicos depauperados (en los campos donde los había), mayores cotas de desigualdad social, la fracción más rica de la sociedad mucho más rica y mucho más distante del resto y lo que puede parecer más sorprendete, eran menos competitivos en términos económicos.
Yo, con todo el respeto al Sr. Mariano Rajoy, no quiero todo eso ni para España ni para Euskadi.
Comentarios