miércoles, 11 de abril de 2007
Publicado por Desconocido @ 11:10
Comentarios (0)  | Enviar
ESTE TEXTO LO HE SACADO DEL BLOG BENGOETXE http://bengoetxe.blogspirit.com/ Y ME A GUSTADO MUCHO, VEAN Y OPINEN:

De la entrevista a ETA que publicó el otro día el diario Gara hay dos cosas que me han molestado especialmente, más allá de constatar por enésima vez que estos señores viven en otra realidad o quieren hacernos creer que viven en alguna realidad diferente de la de la violencia por sí misma.

Me refiero a la visión que tienen de los problemas de Euskadi y a la explicación que dan al atentado de la T-4.

En lo relativo a los problemas, ya sabemos cuál es el que consideran más importante: la oficialidad del euskera. Ya puede la sociedad vasca decir que la vivienda, el paro o el propio terrorismo de ETA son las cuestiones que más le precoupan, que estos señores tienen muy clarito cuál es el verdadero problema. Pero es que después tienen la desfachatez de referirse a otros problemas sociales, con expresiones como ésta referida a las élites dominantes: "están imponiendo a nuestro pueblo proyectos que condicionan el futuro de Euskal Herria". Y digo desfachatez porque ETA y su mundo están dejando pasar deliberadamente décadas enteras sin implicarse en política y permitiendo que las fuerzas conservadoras de este país lo controlen sin ningún problema y desarrollen los proyectos que ellos dicen criticar. Y por eso pienso que le es de aplicación a ETA la frase que antecede en la entrevista a la que he resaltado antes: "sin ninguna vergüenza". Sin vergüenza y provocando enorme dolor.

Y lo de la T-4 ya es el colmo de la crueldad, sabiendo que el atentado causó dos muertos: "En este sentido, con esa acción ETA no ha roto nada, nuestra intención ha sido la de influir para que el proceso avance con bases más sólidas." Pues dejen de influir de una vez y abandonen el uso de la violencia. Nos irá mucho mejor a todos. Porque sí rompieron ustedes algo: rompieron dos vidas y dos familias y rompieron la esperanza de todo un pueblo. Desaparezcan de nuestras vidas.

Un apunte final. A pesar de todo, creo que no está lejano el día en el que la izquierda abertzale acabe por convencerse de que con la violencia no van a ninguna parte.
Comentarios