jueves, 02 de noviembre de 2006
Publicado por Desconocido @ 11:17
Comentarios (0)  | Enviar
Imagen
Bueno, ya se que me arriesgo mucho con el titulo, pero es que, además del análisis más tradicional (que también haremos) de los resultados electorales en Cataluña, me gustaría insistir en algunas reflexiones que ya salieron cuando debatimos sobre posibles ideas para mejorar la democracia, pero que ahora cobran especial actualidad.
Primera: de un censo total de casi 5.200.000 electores, han votado tan sólo 2.950.000, y lo han hecho a las candidaturas que finalmente van a tener representación en el parlamento, 2.800.000 personas. Es decir, que cada voto de cada persona realmente representada en el parlamento, representa también a otra persona más, gracias a la ficción de que "el que calla otorga" y por lo tanto, quien no va a votar es como si no existiera. ¿Hasta qué punto es posible mantener esta ficción de la representación? ¿A nadie le importa realmente que la abstención vaya creciendo elección tras elección de manera imparable?
Segunda: la proporcionalidad de los resultados está claramente condicionada por las circunscripciones electorales y por el sistema de reparto d'Hont. Si aplicamos la proporcionalidad pura, vemos como, de entrada los partidos más pequeños (PP, ICV y C's) debieran tener cada uno un escaño más, así como otros dos que no entran en el parlamento y a los que les correspondería un escaño a cada uno, mientras que CiU tiene 4 escaños de más, y ERC 1, siendo el PSC el único que obtiene los escaños que le corresponden según la proporción.
Tercera: por mucho que a algunos les gustaría, el esquema bipartidista no cuaja en muchos sitios, y Cataluña es un ejemplo. La pluralidad se abre paso a pesar de los sistemas electorales que fomentan la reagrupación del voto y a las opciones más grandes.
Cuarta: más allá de que ahora todos los partidos mostrarán los números y los porcentajes de manera que les favorezcan, hay cosas que debieran hacer reflesionar a todos: los partidos en el gobierno, han perdido en su conjunto 333.000 votos, es decir, casi un 20% de los votos obtenidos en las anteriores elecciones (aunque es cierto que la pérdida es achacable únicamente a PSC y ERC, ya que ICV no sólo no baja, sino que sube). Por su parte, los partidos de la oposición, han perdido 177.000 votos, un 13%. Cualquier empresa que de una temporada a otra perdiese semejantes porcentajes de "clientes", haría un análisis bien distinto del que vamos a oír en los próximos días por parte de los dirigentes de la mayoría de los partidos.
En cuanto al análisis más "tradicional", creo que hay dos claros vencedores en estas elecciones: por un lado Ciutadans, que han logrado 3 escaños y casi 90.000 votos en la primera ocasión en la que se presentan. Todo apunta a que se trata de un voto de descontento y que ha salido de las filas de antiguos votantes del PP y del PSC, por lo que habrá que estar atentos a lo que hagan en el futuro.
Por otro lado ICV-EUiA, la federación de Iquierda Unida en Cataluña, que es el único partido de los que tenían representación parlamentaria hasta ahora que no sólo no baja, sino que obtiene 40.000 sufragios más (casi un 17% más que en las anteriores) La consolidación de esta formación política "hermana" de Ezker Batua, es un elemento muy interesante también de cara a la política vasca, ya que demuestra que existe realmente un espacio político importante para una formación de la izquierda transformadora y no nacionalista, pero catalana (o vasca en nuestro caso) Otro día, con más tiempo, dedicaremos un rato a charlar sobre esta cuestión, que me parece de lo más relevante.
Además de estos dos, tenemos otros cuatro que se presentarán como grandes vencedores, aunque su victoria es más amarga que otra cosa: CiU recupera el liderazgo en Cataluña, tanto en escaños como en votos, aunque lo tiene muy difícil para poder gobernar. En contra de los que pensabamos que tras su paso por la oposición iban a quedar muy tocados, no sólo no ha sucedido tal cosa, sino que recuperan terreno... aunque otros cuatro añitos en la oposición pueden ser fatídicos.
El PSC puede tener opciones de repetir y de liderar el tripartito, aunque la sangría de votos y de escaños ha sido enorme, y supongo que hará reflexionar a más de uno.
ERC baja, pero aguanta el tipo, y lo que es más importante, vuelve a ser la llave de la gobernabilidad, lo que le da una enorme capacidad de rentabilizar su resultado.
El PP también baja, pero también aguanta el tipo lo suficiente para autojustificarse y quedarse bastante tranquilo, aunque es preocupante (al menos para ellos debiera de serlo) la consolidación de un espacio tan reducido en una Comunidad tan importante como Cataluña
En cuanto a las fórmulas de gobierno, sólo caben tres opciones de alcanzar una mayoría estable (es decir, 68 o más escaños):
• Gobierno de concentración CiU + PSC (85 escaños): supongo que la preferida por CiU y por algún sector del PSOE madrileño, aunque difícil de llevar a la práctica
• Gobierno tripartito de la izquierda PSC + ERC + ICV-EUiA (70 escaños): a priori la más probable, aunque reeditar exactamente algo que parece no haber sido muy bien valorado por el "mercado" seguramente no es lo más inteligente, así que en todo caso, con cambios significativos respecto a la anterior etapa. Esta es mi apuesta personal.
Gobierno nacionalista catalan CiU + ERC (69 escaños): la más improbable, dado que ambos partidos luchan por un electorado similar en un importante porcentaje. Por otro lado, y para mi criterio, sería el que menos me gustaría ver en Cataluña. (FUENTE: HONTZA)
Comentarios