martes, 17 de octubre de 2006
Publicado por Desconocido @ 11:00  | política
Comentarios (0)  | Enviar
Eusko Alkartasuna y Ezker Batua dieron ayer un paso para marcar con firmeza su territorio político y su protagonismo y reclamaron un acuerdo sin ambigüedad sobre el derecho de autodeterminación dirigido en primera instancia al Gobierno de Zapatero, pero indirectamente al PNV y a la izquierda abertzale. El movimiento se produce en un momento en el que, sobre todo, el PNV, los socialistas y Batasuna fraguan las bases de un preacuerdo de la mesa de partidos.

Los máximos dirigentes de EA y EB -Begoña Errazti y Javier Madrazo- mantuvieron ayer una reunión para contrastar sus respectivas estrategias y coincidieron en pedir un acuerdo sobre el derecho de decisión. La coincidencia entre EA y EB resulta significativa en un momento en el que los partidos vascos, a excepción del PP, buscan de forma reservada un preacuerdo sobre el método y los objetivos de una futura mesa de diálogo político.

Las opiniones de EA y de EB adquieren un significado propio en un momento en el que el PNV y los socialistas perfilan un acercamiento estratégico en torno a la ecuación 'derecho de decisión-obligación de pacto' que evite una imagen de cambio traumático del marco jurídico y que sitúe cualquier revisión del estatus bajo el paraguas de un amplio consenso transversal entre nacionalistas y no nacionalistas. Los partidos liderados por Begoña Errazti y Javier Madrazo temen un pacto de mínimos sobre el derecho de autodeterminación 'a la baja', e intuyen que los nacionalistas de Josu Jon Imaz y los socialistas de Patxi López han establecido una estrategia común en la negociación con la izquierda abertzale de las bases políticas del futuro diálogo.

De hecho, una de las líneas de trabajo de los partidos vascos podría pasar por desactivar los aspectos más rupturistas de la capacidad de decisión al situar su posible desarrollo en el tiempo y al ubicarla en un proceso histórico de toma de decisiones reiteradas, y no solo en un ejercicio plebiscitario puntual.

Las posiciones de EA y de EB denotan un empeño por subrayar su protagonismo en los prolegómenos del diálogo político precisamente cuando se está visualizando un triángulo decisorio en torno al PNV, los socialistas y la izquierda abertzale.

Tras el encuentro celebrado ayer, Madrazo señaló que «el proceso de paz y de normalización política se debe asentar sobre el reconocimiento del derecho a decidir, un derecho que le asiste a la sociedad vasca, en su incorporación al ordenamiento jurídico-político y en su ejercicio mediante consulta popular».

El coordinador general de EB insistió en que el reconocimiento del derecho a decidir es hoy «la piedra angular, el nudo gordiano que hay que desatar para lograr la normalización política de Euskadi», por lo que consideró necesario lograr en torno a esto «un acuerdo previo a la constitución de la mesa de partidos». Madrazo advirtió al Gobierno que la sociedad vasca «no va a aceptar» la ambigüedad en torno a la autodeterminación, ya que al igual que ha sido «capaz de arrancar a ETA el cese permanente de la violencia con su presión, también va a lograr que el PSOE acabe reconociendo el derecho a decidir libre y democráticamente su futuro».

Treinta años después

El líder de EB argumentó que «la izquierda ha reconocido siempre el derecho de los pueblos a decidir libre y democráticamente su futuro. El PSOE reconocía hasta 1976 ese derecho y hoy, 30 años después, hay más razones si cabe que nunca para hacerlo porque está en juego la normalización».

«La sociedad vasca no va a aceptar un derecho de autodeterminación difuminado, diluido, ambiguo... un derecho no es patrimonio de ningún partido o ideología sino del conjunto de la sociedad vasca, y esto lo debe saber el Gobierno del PSOE», señaló el coordinador general de EB.

Por su lado, la presidenta de Eusko Alkartasuna, Begoña Errazti, explicó que «hay condiciones» para esta mesa de partidos, un foro «en el que no se va a llegar al fin del contencioso vasco si no se respeta algo tan evidente como los derechos nacionales del pueblo vasco, por supuesto el ejercicio del derecho de autodeterminación, en primera instancia, y el reconocimiento de la nación vasca en todos los ámbitos territoriales». (fuente : el correo)
Comentarios