lunes, 18 de septiembre de 2006
Publicado por Desconocido @ 12:22  | medio ambiente
Comentarios (0)  | Enviar
Imagen
POR FIN!!! A POR OTRA CENTRAL MENOS!!! AUPA ECOLOGISTAS, LO VAMOS LOGRANDO!!!
La cuenta atrás de la central nuclear de Garoña ha comenzado. Con el eco de miles de voces en contra de su funcionamiento, esta planta ha estado activa 35 años, desde 1970. Vecinos de esta localidad de Burgos y ecologistas que lucharon sin descanso por su cierre recibieron ayer la noticia con la que siempre soñaron. El Gobierno central asegura que Garoña muere, ya que el Ministerio de Industria no renovará el permiso de funcionamiento que la planta solicitó para continuar después de 2009.
De este modo, el Ejecutivo abre la puerta a la negativa de ampliar más de 40 años la vida de las centrales, con el fin de dar un paso más en demostrar su apuesta antinuclear.
Sin embargo, la empresa propietaria de la central, Nuclenor, que tiene permiso para la explotación de la planta hasta 2009 y está participada al 50% por Endesa e Iberdrola, solicitará prorrogar su funcionamiento diez años, hasta 2019. En ese mismo permiso administrativo se indica que, para pedir esa continuidad se tendría que entregar un gran volumen de documentación en 2006, algo que la entidad ya ha realizado.
El director de relaciones externas de la empresa, Antonio Cornadó, aseguró ayer que se encuentran a la espera del informe que elabore el Centro de Seguridad Nuclear (CSN), organismo que ha iniciado ya el proceso de evaluación.
Después de conocer la información publicada el domingo en El País , Cornadó valoró la noticia como "sorprendente" y señaló que, antes de que el Gobierno adopte una decisión, es "preceptivo, aunque no vinculante", el informe del CSN. En relación al estudio de esa petición, el CSN informó ayer que está "prácticamente abriendo los papeles" respecto al análisis de esa solicitud.
DECISIÓN FINAL Aunque la decisión final sobre su continuidad dependerá del Gobierno, "a día de hoy Garoña funciona de forma especialmente segura y en la misma se lleva una muy buena gestión", según el CSN. La entidad valorará qué garantías se incluyen en el informe para garantizar que la planta continuará funcionando "tan bien" como ahora, durante otros diez años.
Desde que los vecinos de Garoña se vieron viviendo junto a una central nuclear, grupos ecologistas de Álava, Burgos y La Rioja comenzaron un "largo y agotador" camino de oposición. Alberto Frías, representante de Eguzki, y Alfonso Ribote, de Ekologistak Martxan, coinciden en que el cierre de Garoña es "una buena, sensata y acertada decisión", pero sobre todo deseada desde el momento en que se levantó la planta.
Para Ribote, dar fin a su actividad "no es un regalo", ya que debería estar cerrada hace tiempo. "Su cierre era obvio, por el peligro que suponía el estado en que se encontraba", resumió. Al igual que Ribote, Frías valora que el trabajo de estas asociaciones en Garoña no termina con la conclusión de su vida útil. "Tras 39 años de actividad, la central deja una serie de residuos que requieren de vigilancia y control", explicó.
El cierre de Garoña abre una polémica. La decisión del Gobierno puede valorarse como una manera de abrirse camino entre los ecologistas para construir el almacén de residuos nucleares. Sin embargo, las iniciativas de los ecologistas "seguirán siendo las mismas" tras el cierre de Garoña, avisó Ribote.
Mientras, el Ejecutivo busca municipios dispuestos a albergar este almacén, cesión que podría ser recompensada con 700 millones de euros en inversiones. Frías no aprueba este método de elección del terreno, ya que no se trata de residuos corrientes. En vez de crear "una subasta", aboga por un estudio científico que concluya cuál es el lugar idóneo para su ubicación.
Para Greenpeace la decisión tomada por el Gobierno constituye "un golpe mortal a los intereses de la industria nuclear". Por su parte, Los Verdes valoran que éste debe ser el comienzo del fin de la energía nuclear en España y el principio de un apuesta decidida por el cambio en el modelo energético.
Por su parte, el secretario general del PSE-EE de Álava, Txarli Prieto, valoró que el cierre sería "positivo" y recordó que es acorde con un sentir "mayoritario" de los alaveses. Además, aseguró que el Gobierno está trabajando para cerrarla en 2009, pero pidió "prudencia". (FUENTE: EL CORREO)
Comentarios