lunes, 11 de septiembre de 2006
Publicado por Desconocido @ 11:39  | política
Comentarios (0)  | Enviar
Los estudiantes prefieren vivir en la ciudad y pagar 800 euros en Deusto que 550 en Santurtzi. Un piso compartido en Santutxu sale por 233 euros, cada joven
Alquilar un piso en Bilbao es una piscina: hay que tirarse de cabeza. Los jóvenes prefieren buscarse el techo en la capital a costa de sus bolsillos, o de quien lo pague. Un piso compartido de tres habitaciones en Sarriko sale este año por 800 euros. En Santurtzi se tiene por 550. Y hay que tirarse de cabeza porque los pisos vuelan. Un día dura el cartel de «se alquila». Al otro está cogido.
Así llega el percal inmobiliario cuando los estudiantes se afanan en buscar piso ante el arranque del curso. Prefieren la capital, eso lo confirma el servicio de alojamiento de la UPV, y eso que la Facultad de Leioa está a 11 kilómetros de Bilbao, y queda más cerca la Margen Derecha.
«Sí, una vez pasado el primer curso de la universidad, los chavales prefieren vivir en Bilbao, que tiene más vida, salen por la noche...», cuenta Eider Hernández, trabajadora del servicio de alojamiento.
Es ésta una buena opción. La universidad hace de intermediaria: tiene una bolsa de 300 pisos y el estudiante se pone en contacto directo con el casero. Así se evitan las comisiones de las inmobiliarias, que cobran un mes de alquiler a pagar por el inquilino.
La renta va por barrios. El mejor precio de Indautxu o Abando está en 850. Por 800 los hay en Deusto o Sarriko y por 750 en el Casco Viejo, que tiene su caché. Más barato es Santutxu (700), Uribarri o Bilbao La Vieja (600).
Los caseros los prefieren estudiantes. «Así se evitan pagar a Hacienda», explica Raquel Ferreras, comercial de la inmobiliaria Basabe de Bilbao. Sin contrato, el precio baja y el casero no declara.
Comentarios