miércoles, 26 de julio de 2006
Publicado por Desconocido @ 11:03  | política
Comentarios (0)  | Enviar
Imagen
El Viceconsejero de Vivienda resalta en las Jornadas del IVAP la “función social” del Urbanismo frente a su “objetivo económico”

El Boletín Oficial del País Vasco publica hoy, con fecha 20 de julio de 2006, el texto íntegro de la Ley de Suelo y Urbanismo de Euskadi. A partir de la publicación oficial en el BOPV, se fija un plazo de dos meses para su fecha efectiva de entrada en vigor. La ley fue aprobada por el pleno del Parlamento Vasco el pasado 30 de junio.

El texto legal, compuesto por 244 artículos y 24 disposiciones, es una norma completa que desarrolla las competencias de la CAE en materia de suelo y urbanismo. La ley está orientada “a facilitar la actuación de las administraciones públicas, primando el derecho de la ciudadanía vasca al acceso a una vivienda digna, en propiedad o alquiler, a un precio razonable, así como a impedir la especulación”.

Con ocasión de la inauguración de las jornadas sobre la nueva ley organizadas por el IVAP para el personal técnico de la Administración Pública, el Viceconsejero de Vivienda del Gobierno Vasco, Javier Dean, ha querido recalcar la importancia de la intervención pública sobre el suelo ya que “el mercado por si sólo no es capaz de resolver la cuestión de la vivienda. Por el contrario, el problema se ha agudizado en las últimas décadas hasta el punto de que la mayor parte de nuestra juventud tiene vedado el camino a la emancipación”. En este sentido, Dean sostiene que “no existe nada más antieconómico que tener a nuestra gente joven, lo más dinámico de la sociedad, encerrada en casa de sus padres hasta los 35 años o limitados en su capacidad de iniciativa por una hipoteca que les va a acompañar toda su vida”. Por esta razón, Javier Dean considera fundamental la “función social que debe tener el urbanismo, frente a su objetivo actual meramente económico” y asegura que “ la ley apuesta claramente por un modelo de urbanismo como función pública, al servicio de la ciudadanía, frente al modelo que atribuye a los propietarios privados de suelo la prerrogativa de hacer urbanismo”.

El responsable del Departamento de Vivienda ha señalado que “la intervención de las Administraciones tiene que ir en dos direcciones: la agilización de los procesos de desarrollo de los suelos para evitar la especulación, trasladando a los ayuntamientos la capacidad de decisión sobre el momento en el que se produce ese desarrollo; y la limitación del precio de las viviendas que se pueden construir”, ya que “la distancia existente entre el precio de las viviendas libres y la capacidad adquisitiva de la población demandante no permite otra alternativa”.

Dean ha explicado que la clara orientación de la ley hacia el problema de la vivienda ha sido intencionada debido a la “íntima relación existente entre la cuestión de la vivienda y el mercado del suelo” y a que el texto debía ir dirigido a “facilitar la resolución de un problema que en este momento aparece en la parte alta del ranking de cualquier encuesta de preocupaciones que se realice entre la población vasca”. En este sentido, la apuesta por el alquiler viene reforzada en la norma legal por “la cesión gratuita de suelo a las Administraciones Públicas para la construcción de apartamentos en arrendamiento”.

La orientación hacia la sostenibilidad del sistema es otro de los contenidos relevantes de la ley, debido a “la dificultad de encajar las elevadas necesidades de vivienda para los próximos años (120.000 unidades hasta 2015) con la escasez de suelos disponibles en nuestro territorio”.
Comentarios