lunes, 17 de julio de 2006
Publicado por Desconocido @ 10:37
Comentarios (0)  | Enviar
La FELGT (Federacion Estatal de Lesbianas Gays Transexuales y Bisexuales) pide el respeto de la iglesia para todos los modelos familiares y le exige pedir perdon por su encubrimiento de la pederastia clerical, su irresponsabilidad respecto al Sida y su cobertura ideologica de la violencia de genero.
En respuesta a las durisimas declaraciones de los distintos obispos durante los encuentros de familias católicas en Valencia, la FELGT, principal asociación LGTB española, ha emitido una nota de prensa exigiendo a Ratzinger que "pida perdón por todo aquello en que la iglesia daña a las familias" entre las que se incluyen según la FELGT la aquiescencia y ocultación de los pederastas entre las filas clericales, el ataque irresponsable al preservativo como medio de prevención de ETS, especialmente el SIDA, y para finalizar, la cobertura ideológica que aun hoy la iglesia católica da a la violencia de genéro.
Segun la FELGT desde que se anunció la visita de Ratzinger a Valencia, se ha podido comprobar que el encuentro mundial de las familias es mas bien un encuentro mundial de gente "obsesionada con los matrimonios entre personas del mismo sexo", con criticas constantes a dichos modelos familiares, calificandolos de ridiculos o inexistentes y para nada preocupada de los problemas familiares reales, comenzando por la compatibilidad laboral y acabando por aquellos en los que la iglesia tiene gran parte de culpa, como la pederastia, el aumento del SIDA y la violencia de género. En el Encuentro mundial de las familias no caben, al parecer, las familias homosexuales y las asociaciones LGTB sienten como se trata de negar a sus estructuras de convivencia las condición de familia.
Continua la FELGT pidiendo respeto para las decisiones del estado, respeto a la diversidad y la democracia. Lo que realmente hace daño a las familias, concluye la FELGT, son los millones de muertos por el VIH, la violencia de genero y los niños traumatizados por la pederastia clerical.
Comentarios