miércoles, 12 de julio de 2006
Publicado por Desconocido @ 10:40  | mungia
Comentarios (0)  | Enviar
El Departamento de Vivienda es partidario de frenar la escalada de precios en el mercado inmobiliario impidiendo a las familias vascas suscribir hipotecas que no estén ajustadas a sus ingresos. Por ese motivo pide a la Administración central que imite «a otros países europeos» y ponga límites legales a la capacidad de endeudamiento de los hogares y a los pla- zos inacabables de los créditos. La propuesta aparece en el borrador del Plan Director de Vivienda 2006-2009, un documento que enumera los objetivos «estratégicos» de la consejería de Javier Madrazo durante los tres próximos años y que será aprobado en otoño.

Madrazo advierte de que el alargamiento de las hipotecas y los elevados precios de las viviendas libres forman un círculo vicioso que ha provocado el «sobreendeudamiento» de buena parte de los hogares y, al mismo tiempo, ha conseguido que los pisos sean una aspiración casi inalcanzable para los ciudadanos; sobre todo, para los jóvenes. «Mientras los bancos ofrezcan hipotecas a 50 años a los compradores, los vendedores seguirán pidiendo más dinero por los pisos», declaró el consejero de Ezker Batua al 'Diario Vasco'.

Según la Asociación Hipotecaria (AHE), los ciudadanos españoles debían 811.236 millones de euros a los bancos y cajas de ahorros en mayo pasado, un máximo histórico que representa un aumento del 26,6% en relación con el crédito acumulado el año anterior. El Instituto Nacional de Estadística acaba de anunciar que, durante el primer trimestre de 2006, las familias sólo han ahorrado el 0,1% de la renta disponible, un índice que siempre es malo por esas fechas, pero que esta vez ha sido aún peor. «La gente acaba hipotecando su vida y la de las próximas generaciones», concluyó Madrazo.

Según el titular de Vivienda, el Gobierno central podría paliar ese problema si «impulsara una ley que limite el plazo máximo de las hipotecas y el nivel de endeudamiento respecto a los ingresos». A su modo de ver, esa disposición «tendría un efecto directo» sobre los precios de las viviendas libres.

No es la única propuesta del plan director que concierne a las entidades financieras. El documento invita a las cajas de ahorro vascas a financiar promociones de vivienda en alquiler. El mayor problema de estas operaciones es que no son fáciles de amortizar, pero el plan director apela a la función social de las cajas y reclama, además, que los periodos de arrendamiento de los pisos sean «más amplios que los actuales». Los inmuebles se adjudicarían de una forma ágil, con una renta de 180 a 200 euros mensuales.

Madrazo también cree que la fiscalidad de la vivienda debe cambiar en una doble dirección. Por un lado, pide a las diputaciones vascas que reduzcan las deducciones del IRPF a la adquisición de un piso; «en especial, las de colectivos con mayor poder adquisitivo». Por otro lado, quiere reducir «la imposición sobre la vivienda protegida y sobre las políticas de 'protección' en su conjunto».

De forma paralela, el Gobierno vasco reclama una «fiscalidad favorable» para poner en el mercado cerca de 30.000 viviendas vacías en Euskadi. «Las penalizaciones a los pisos reiteradamente vacíos serían una medida de 'ultima ratio'», dice el plan director.
Comentarios