lunes, 10 de julio de 2006
Publicado por Desconocido @ 11:06  | mujer
Comentarios (0)  | Enviar
Lucir un cuerpo televisivo causa estragos en verano. El 5% de las mujeres vascas de 15 a 35 años sufren trastornos alimentarios.
Cuidado porque llega el verano, hay que entrar en ceñidos bañadores, y la anorexia y bulimia se disparan. Las consultas sobre estos trastornos aumentan un 30% en estas fechas.
«Cuando una chica no entra en un biquini que ve en una tienda, cree que el problema es suyo, pero no, es del biquini», explica el psiquiatra Claudio Maruottolo.
El experto habla de chicas porque son las más afectadas; suponen el 95% de los casos que llegan a la Asociación de Anorexia y Bulimia de Euskadi (Acabe).
Puede que, en efecto, el problema sea de las dimensiones del biquini, pero la anorexia y la bulimia las padecen ellas. Acabe calcula que el 5% de las mujeres de entre 15 y 35 años sufren un trastorno alimentario. Ése es el perfil, pero Maruottolo ha tratado a niñas de 9 años.
La operación biquini influye, por supuesto, pero hay factores personales.
«Son chicas bárbaras», explica Maruottolo. Mujeres muy perfeccionistas que buscan en el control de su apetito la autorrealización que no logran en sus vidas.
Y es que hay una falsa creencia. La anorexia no es la falta de apetito, sino «el triunfo sobre el hambre», dice el psiquiatra. Cuando la familia castiga la búsqueda de la independencia, la chica desea dominar, al menos, su propio hambre. Ahí está lo difícil: no se trata sólo de volver a comer, sino de volver a sentirse realizada.
El abordaje a tiempo
Ante cualquier sospecha, la familia debe reaccionar. No hay que esperar a que el enfermo tome la iniciativa, porque quizá nunca admita su problema. Con una preocupación excesiva por la comida, o una distorsión de la imagen corporal, los padres tienen que acudir a un profesional o a la asociación de apoyo. Está en www.acabeeuskadi.org o en el 944 756 642.
Comentarios