miércoles, 07 de junio de 2006
Publicado por Desconocido @ 13:03  | medio ambiente
Comentarios (0)  | Enviar
En el contexto del Día Mundial del Medio Ambiente, Izquierda Unida, a través de su secretario de Sostenibilidad y Medio Ambiente, Joan Ribó, quiere manifestar “la necesidad de afrontar con urgencia dos de los grandes problemas del medio ambiente español como son el cierre total de las centrales nucleares y la respuesta a la especulación urbanística y a su desarrollo no sostenible”.

Ribó recuerda que “aunque se acaba de cerrar la central nuclear en Zorita, este paso adelante que saludamos debe ser seguido lo antes posible con el cierre de la central de Garoña (Burgos). Esta instalación de primera generación arrastra graves problemas de grietas por corrosión en los tubos que conducen a las barras de control en la vasija del reactor y un historial de sanciones, cuyo último episodio incluye una de nivel 1 por un problema de deficiente cultura de seguridad”.

Desde IU se recuerda que “el resto de las centrales nucleares se encuentran también con crecientes problemas de seguridad por el envejecimiento progresivo de sus reactores y sistemas. Cada año son mayores los problemas y las paradas no programadas. En los dos últimos años han supuesto la pérdida de 658’5 días, el equivalente a que una central de unos 100 MW funcione sólo al 25% de su capacidad en este período. Todos estos fallos han ocasionado que la producción nuclear en 2005 fuera un 9’5% menor que en 2004, precisamente en un año pésimo en producción hidroeléctrica como consecuencia de la sequía, lo que da idea de la verdadera operatividad de este sistema”.

Para Rafael Ribó, “la energía nuclear pierde peso en nuestro país y hemos de felicitarnos por ello. Ha pasado del 30% en el 2000 a sólo el 19’7% en el 2005. La potencia eléctrica instalada nos permite contemplar, sin sobresalto de apagones de ningún tipo, un futuro sin centrales nucleares, máxime cuando el plan de energías renovables prevé alcanzar el 12% de producción eléctrica mediante las mismas”.

“El Día Mundial del Medio Ambiente –prosigue- es para Izquierda Unida un día de esperanza y de exigencia en el tema nuclear. Esperanza de que es posible hacer un calendario sin dilaciones de su cierre, para lo que es necesaria la voluntad real del Gobierno. Por eso, es también un día de exigencia al Ejecutivo socialista para que cumpla sus compromisos y no ceda a la presión creciente, agobiante e incesante del ‘lobby nuclear’, que demuestra tener incluso algunas cabezas de puente en algunos sectores del mismo Gobierno”.

La segunda gran preocupación para Izquierda Unida en este Día Mundial del Medio Ambiente es “el urbanismo fuera de cualquier control y que incumple la obligación básica de cualquier proceso urbanístico: Satisfacer la demanda de vivienda principalmente de los jóvenes. Construimos más que ningún otro país europeo, degradamos de forma irreversible nuestro territorio, en muchos casos de gran valor agrícola, paisajístico o medioambiental, y no somos capaces de que nuestros jóvenes puedan acceder a una vivienda en condiciones dignas”, afirma el dirigente de IU.

“Por ello –afirma Joan Ribó-, desde Izquierda Unida exigimos medidas urgentes en contra de la especulación urbanística. No debe serle rentable a un especulador o a un propietario mantener su piso vacío. Deben aplicarse tasas en contra de los mismos y mejoras sustanciales en las ayudas al alquiler. Exigimos la potenciación de la vivienda oficial protegida, así como del alquiler protegido. Es imprescindible un control riguroso de las nuevas urbanizaciones, especialmente en cuanto al consumo de recursos hídricos, a la existencia de los servicios adecuados y a su adecuación a los planes generales de ordenación urbana”.
Comentarios